Som dones: Sara Mesa

 

La escritora Sara Mesa. Fotografía de Juan María Rodríguez.

La escritora Sara Mesa. Fotografía de Juan María Rodríguez.

 

Sara Mesa se arrancó a escribir tarde, aunque yo añadiré que nunca es tarde si la dicha es buena. Fue niña lectora, madre pronto y, hasta que su hijo no fue autónomo, no se acercó al papel en blanco para atiborrarlo de letras. Se inició escribiendo poemas, experimentó creando cuentos: personajes, atmósferas, oyendo su propia voz. Y aunque hay gente que empieza y ya lo hace con contactos en el sector, con conocimiento de sus mecánicas, ella no conocía a nadie y desconocía los entresijos del mundo literario. Sara cree que empezar de cero te hace más osado.

El trepanador de cerebros publicada en Tropo Editores fue su primera novela. Divertida, descabellada, con buen ritmo y personajes variopintos. Dos de ellos ya coquetean con lo que será el tema estrella de su última novela Cicatriz: el robo. Tropo Ediciones, además de hacer unas cubiertas hermosísimas, ha publicado los primeros pasos de escritores que merecen ser leídos: Sergio del Molino, Guillermo Busutil, Lara Moreno, Matías Candeira, Nere Basabe. La segunda novela de Sara Un incendio invisible fue el sexto Premio Málaga de Novela. También tiene publicado un par de libros de relatos.

El salto a Anagrama lo hace presentándose al premio de la editorial en 2012. Y algo tan simple como enviar el manuscrito y ser leído, que en la mayoría de casos ni las editoriales ni los premios proceden así, hizo que quedara Finalista del Premio Herralde con Cuatro por cuatro. Ese año el ganador ha sido Juan Francisco Ferré con Karnaval y el jurado recomendó la publicación de Intento de escapada de Miguel Ángel Hernández. Al ver mi cara de “eso es un milagro”, ella me explica que en las grandes o medianas editoriales es más fácil ser leído y valorado que en las pequeñas, tanto por número de lectores como por número de novelas que pueden permitirse publicar.

Antes de salir a la calle Cicatriz, la novela pasó por la lupa de dos lectores de la editorial y finalmente por las manos y opiniones de Jorge Herralde. Sara tenía algunas dudas sobre la novela, incluso pensó que podía ser un paso atrás respecto a Cuatro por cuatro. Los lectores, la crítica literaria y las ventas llevan un mes diciéndole lo contrario. Yo misma hago del libro mi bandera de regalo estrella.

Maquetación 1

Cicatriz trata de las obsesiones. Del peligro de dejarse llevar, no saber frenar, no conjugar el no, o el basta. Llevar al extremo la máscara, la impostura, la otra vida posible. Es una carrera de locura, sin parar de leer, con estrés, que provoca adicción. Los protagonistas se conocen en la red, en un chat literario, y van entramando una ligazón 2.0 de conversaciones profundas y vínculo intenso. Se establece una relación epistolar basada en emails diarios durante casi diez años. La realidad virtual la rompe desde primera hora los regalos que él le envía para acercarse a ella. Lo mandado es continuo, llenando hasta los topes, agasajando, insistiendo, agobiando, recibiendo non stop. Todo, siempre, sobretodo, robado. Él no quiere colmarla de objetos, de lujos y posesiones -o por lo menos, no solamente; él quiere que ella valore el peligro, cómo rompe las normas, el acto subversivo, que por amor él comete por ella. Pura entrega.

Sara Mesa nos lleva a dar un paseo que, como el título, deja cicatriz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *