Poemas de “Tantas mudas” de Mireia Calafell

 

Tantas mudas de Mireia Calafell, traducción de Flavia Company (Stendhal Books, 2017), Premio Lletra d´Or 2015 al mejor libro publicado en lengua catalana para el original “Tantas mudes”

Literatura

No te he besado y se ha ido con prisa,

y ha llegado a casa, y ha encendido el ordenador,

y ha escrito no te he besado, no te he besado la boca

y ahora qué hago yo de este quererte en los labios.

Hace literatura. Solo literatura.

*

Todavía

Todo sobra en este verso

si no te regresa a casa.

Tan cierto, ya lo ves: todavía

escribir es esperarte.

*

Gravedad

No será fresca la hierba que nos acoja

cuando se aproxime lento el último final

y el peso aplastante del universo estalle

sobre el vientre, un agujero negro.

Se te cerrarán los ojos segundos antes

de la fisura que compromete la ley,

y caerás y caerás y no habrá manera:

te irás y no habremos dicho el verbo

que nos era imprescindible conjugar.

*

Acacia, piorno, cilantro

Si todavía fuera posible pedir a los padres un deseo

como año tras año en la intimidad de soplar velas,

diría por favor llevadme otra vez a aquella tarde,

a aquel preciso instante en que no pregunté

el nombre exacto del árbol, cómo decir flor malva

o el perfume de una planta. Llevadme otra vez

al escenario donde se alejaron acacia, piorno y cilantro.

Somos las palabras que tenemos y brotan las ausencias

que hacen a menudo de todo paisaje un lugar común.

*

Cuatro segundos

Se pierde la confianza igual que se ganan los años,

de manera implacable y casi imperceptible,

un vacío que va cuajando en el fondo del fondo de la mirada

y que se percibe de vez en cuando así, temporalmente:

un, dos, tres, cuatro. Cuatro segundos te hacen falta ahora

para meter la cucharita en el café que has pedido

—que sea corto, que sea fuerte y sin azúcar—,

cuatro segundos, cuatro para abandonar la inspección

y creer que sí, creer a ciegas: estará limpia.

*

Muda

Lentamente —tampoco hay alternativa—, se quita la ropa.

Cuánta dificultad en los botones de la camisa para unos dedos

temblorosos como los suyos. Y los pantalones, los pantalones

son una prueba de equilibrios, de paciencia y dignidad,

como decir no puedo en este orden. Como decir, como el orden.

Cuando está toda desnuda vuelve a vestirse, reanuda el ritual.

Y así hasta que se acaba el día y a ella, los días, se le acaban.

Jamás aceptará que solo las serpientes, al hacer la muda,

puedan desprenderse de escamas, y, a la vez, de heridas.

Traducción de Flavia Company.


Mireia Calafell (Barcelona, 1980) ha publicado Poètiques del cos (Galerada, 2006), Costures (Viena Edicions, 2010) y Tantes mudes (Perifèric Edicions, 2014), obras por las que ha recibido los premios de poesía Amadeu Oller (2006), VIII Memorial Anna Dodas (2008), Josep M. López Picó (2009) y Benvingut Oliver (2013).

En 2015 recibió el Premio Lletra d’Or al mejor libro publicado en lengua catalana a lo largo del año anterior por Tantes mudes. Algunos de sus poemas forman parte de antologías publicadas en Argentina, Brasil, Holanda, Reino Unido y España.

http://mireiacalafell.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *