Poemas de Lila Biscia

 

9788494261282

 

 

Tierra animal de Lila Biscia

Harpo Libros, 2015

Lila Biscia (Buenos Aires, 1976). Estudió Letras y Psicología en la Universidad de Buenos Aires, y trabaja como entrevistadora y productora editorial para la misma universidad. La poesía irrumpió en ella, a pesar de ella, como un trazo. Sus poemas han sido publicados en diversos medios digitales y revistas de Argentina y España. Tierra Animal (Harpo Libros, 2015) es su primer libro publicado.

desperdigados

apenas somos pedacitos

esparcidos sobre el suelo

como plumas

como peces

todo lo inasible bajo el viento.

*

manada

pájaros

sobre una pared al borde del derrumbe.

la sombra de cien pinos junto a un acantilado,

cualquier acantilado.

el amor es un niño sordomudo.

el amor, una manada de elefantes

calcinándose al sol,

y lo que queda.

*

otoño

si me desperezo a un costado del tiempo

intuyo

que mis hombros recuerdan

más

una boca que otra.

sé que el otoño trae juego inocente en sus vértices

y que nosotros delineamos lo perverso con los ojos.

el amor

vuelve únicamente durante el otoño

todo lo demás

es un animalario postrado de rodillas.

*

tierra

decido irme y     un pájaro

marca territorio sobre el suelo que nos alberga,

como la frustración

que cultiva cáscaras de pobreza,

y el buda que llevo anudado a mi muñeca

cobra vida para decirnos que

el tiempo

abraza ovejas hasta convertirlas en cabritos,

y somos niños otra vez

y nos proponemos jugar a las escondidas

hasta que uno de nosotros se quede dormido

tras el árbol o

el otro

se baje los pantalones y diga:

esto es tuyo, tomalo.

entonces me quedo,

junto las cáscaras que la pobreza transformó en naranjas.

el frío se estacionó del otro lado de la puerta y

adentro, nos olemos.

*

natural

no paro de toser. no tengo

algo mejor en qué ocuparme.

distribuyo el tiempo entre mi esófago

y los grillos que trago por la noche.

ya no hablo.

cada palabra cuestiona el sentido que la pronuncia,

como suponer que de todas las posibilidades, el amor

es la peor.

*

casa

una vez construí una casa.

las ventanas estaban orientadas al sur.

al sur los patos migran.

la casa

tenía las puertas sostenidas por grullas.

las grullas no migran más que hacia las esquinas

sé sobre esquinas lo mismo

que sobre patos.

sé que las grullas tienen cuerpo de origami

y que los patos

esconden el placer de la pérdida entre las plumas.

la casa la construí

en la certeza de que algún día

quedaría vacía           que yo

quedaría vacía.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *