Sara Herrera Peralta, 34 años. Poeta y diseñadora gráfica.

Louise Bourgeois, Femme Maison, 1947, ink on paper, 9-15/16 x 7-1/8 in., Solomon R. Guggenheim Museum, New York, photo by Eeva Inkeri, © Louise Bourgeois.

Louise Bourgeois, Femme Maison, 1947, ink on paper, 9-15/16 x 7-1/8 in., Solomon R. Guggenheim Museum, New York, photo by Eeva Inkeri, © Louise Bourgeois.

No perdono ni olvido.
Es el lema del que se alimenta mi trabajo.
Tiemblo como una hoja

Una mujer no tiene un lugar como artista hasta que prueba, y vuelve a probar, que no se la podrá eliminar

— Louise Bourgeois

quise vengarme de las historias viejas

y la tradición, yo, la mujer más joven

de tres generaciones, la primera con derecho

a tener estudios universitarios

(Versos de un poema inédito).

 Fue mi madre dándome a conocer su historia; es mi abuela, que escribe poemas y no lo sabe; es una niña en Ghana que no tiene posibilidades de ir a la Universidad; es denunciar un acoso laboral; es ayudar a una mujer víctima de la violencia de género; es nuestro cuerpo, que es solo nuestro y de nadie más; es una convicción, una lucha diaria y muy larga para reclamar que las mujeres tenemos, deberíamos tener, en todo el mundo, los mismos derechos que tienen los hombres. Es un término que algunos han llenado de prejuicios y que han querido desprestigiar a menudo por crueldad o por ignorancia, ese peligro tan común; un sustantivo frente a todas las mujeres que no aparecen en los libros de Historia o Literatura. Provoca a menudo una cantinela fácil a quienes incomoda, por eso no perdonamos ni olvidamos, por eso es parte de la lucha contra la injusticia, por eso cantamos nanas de amor a nuestros hijos: para que las generaciones que vienen sepan menos de miedo y de violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *