DÍA DEL LIBRO: 5 libros feministas que deberías leer

En La tribu de Frida el Día del Libro es uno de los más especiales del año. Para celebrarlo hemos pensado en hacer una breve selección de cinco libros feministas que nos parecen imprescindibles en toda las bibliotecas. Os presentamos a Virginia Despentes, Virginia Woolf, Adrienne Rich, Doris Lessing y una antología de la fotógrafa Moyra Davey que incluye a muchas escritoras más, algunas de ellas son Elisabeth Smart, Jane Lazarre, Alicia Ostriker, Ursula Le Guin, Margaret Atwood, Toni Morrison y Lydia Davis. Esperamos que cada una de estas puertas sea la de vuestro único y especial cuarto propio. Allí dentro podréis leer con calma, comer dulces sin sentiros culpables, tumbaros en el sofá como en la infancia sin prisas a leer y leer y dormitar. Pero… lo importante hoy es salir a las librerías y apoyar la cultura. Ya os quedaréis en el sofá mañana. Disfrutad de la lectura.

la foto 1 (1)-2

1. Maternidad y creación: lecturas esenciales, editado por Moyra Davey (Alba, 2007): El mejor libro que puedas encontrar sobre madres y escritoras. Es una antología que recoge ensayos y fragmentos de novelas de más de una decena de escritoras. Imagino que no seréis pocas las que más de una vez le deis vueltas a la cabeza acerca de ser madres o no serlo y ser escritoras y artistas. Este libro no sé si responderá a algunas de vuestras preguntas, pero os aseguro que os hará plantearos otras nuevas y, además, os hará pensar mucho -algo tan necesario siempre y, sobre todo, ahora. Encontraréis en él las voces de Doris Lessing, Elisabeth Smart, Jane Lazarre, Ursula Le Guin, Margaret Atwood, Lydia Davis, Tillie Olsen, entre otras muchas.

la foto 1 (2)-2

2. El cuaderno dorado de Doris Lessing (Random House Mondadori, 2008): La escritora británica Margaret Drabble bautizó a este libro como “ficción del espacio interior”. Reúne los cuatro cuadernos que la escritora y protagonista Anna Wulf escribió a lo largo de su vida. Hace un recorrido por la guerra fría, el conflicto nuclear y la lucha de las mujeres por en el sexo, la maternidad, la política y el amor.

la foto 2 (1)-2

3. Teoría King Kong de Virginia Despentes (Melusina, 2009): Cuando leí este libro por primera vez supe que Despentes sería uno de mis referentes feministas. Tenía la rabia, honestidad y frescura que necesitaba en aquel momento. Tenía 23 años y supe que nunca me abandonaría esta cita: “Escribo desde la fealdad, y para las feas, las viejas y las camioneras, las frígidas, las mal folladas, las infollables, las histéricas, las taradas, todas las excluidas del gran mercado de la buena chica.”

 

la foto 4 (1)-2

4. Poemas (1963-2000) de Adrienne Rich (Renacimiento, 2002): Adrienne Rich pertenece a esa generación de poetas de la que habla Carolyn G. Heilbrun en Escribir la vida de una mujer (1988). Ella entendió la gran diferencia que existía -y sigue existiendo- entre las vidas que le resultan posibles a los hombres, y a las mujeres, y de la violencia que los hombres tienen que ejercer para mantener su posición de autoridad. Adrienne Rich se casó muy joven y a los 30 años ya era madre de tres hijos. En aquella época coincidió con Sylvia Plath, quien la describe en sus Diarios como una mujer “con pelo corto negro, grandes ojos negros y brillantes, y un paraguas rojo tulipán: honesta, franca, directa e incluso categórica”. Era el año 1958.

la foto 4-3

5. Una habitación propia de Virginia Woolf: Es uno de los libros más recomendados y leídos cuando de lecturas feministas se refiere, pero a mí me gusta volver a él siempre. ¿Por qué? Por la sencillez de su mensaje como si fuera casi una frase que podríamos tatuarnos en la frente: “una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir”. Pues eso mismo. Independencia y libertad. Fue escrito en 1929 como conferencia para las jóvenes universitarias de entonces que tenían aspiraciones literarias. Woolf no se olvida de advertirlas de que “Durante todos estos siglos, las mujeres han servido de espejos dotados del mágico y delicioso poder de reflejar la figura del hombre al doble de su tamaño”. Este es un breve ensayo que reivindica la necesidad de la voz de las mujeres y la búsqueda del espacio propio.

 

 

 


Las ilustraciones pertenecen a Ana Moreno Ballesteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *