“Diario de ciclos fértiles” de Esther Pardo Herrero

 

 

Esther Pardo Herrero nació en Bogotá (Colombia) en 1985. Es licenciada en Sociología, Arteterapeuta y tiene un Posgrado en Intervención y Políticas Sociales en Violencias de Género.

Trabaja principalmente con mujeres, utilizando el arte y el proceso creativo como elementos terapéuticos para la transformación personal y colectiva.

Diario de ciclos fértiles es su primer poemario.

 

**

 

Diario de ciclos fértiles es el resultado de un proceso de investigación artístico y corporal sobre la menstruación y el carácter cíclico del cuerpo de mujer. A partir de la observación activa de mi propio cuerpo menstruante, llevé durante varios ciclos un diario que recogía aspectos destacables de mi experiencia corporal, mental, emocional del día. De forma paralela, escribía poemas que siempre fechaba.

Una de mis preguntas era si acaso había en mi ciclo una fase más creativa que otra. Así que empecé a contrastar las fechas en que había escrito los poemas con el momento del ciclo en que me encontraba y lo registré junto a cada uno. No había una fase en la que escribiera más, pero este cruce de informaciones me entusiasmó y me llevó a agrupar los poemas según la fase en que habían sido escritos, incluyendo aquellos que surgieron durante el embarazo. La estructura resultante fue reveladora tanto en lo corporal como en lo artístico. El hilo conductor de ese grupo de poemas estaba anclado en el cuerpo y en esta estructura cobraban un sentido de unidad que hasta entonces no tenían. El cuerpo respondió a la poesía y la poesía le respondió al cuerpo, se hicieron uno solo en forma de poemario, para dibujar un ciclo que concluye con la gestación y el parto de mis hijas gemelas.

 

 

***

 

Paradoja  

Son poemas

hijos de óvulos muertos.

 

En mi vientre estallan

y se golpean.

 

Mi cuerpo sangra

y ellos nacen

de mis manos.

 

 

Algunas sangres   

Mi cuerpo

cultiva

bajo lunas impares

y entreteje

punto y seguido

un nuevo ruedo.

 

La sangre

me delata.

La olvido

pero vuelve.

 

 

Pregunta I

Me pregunto

si al dolor

se le puede matar

de asfixia.

 

 

Primavera

Llegas y el tiempo existe

traes certeza del ritmo

mi piel es una fiesta

tu nombre es promesa y es augurio.

 

 

Poema

Intento

mirar de frente

las muertes

que habrán de tener lugar

para que tú nazcas.

 

 

Embarazo

Traer la inmensidad al centro

y tragársela.

Andar con ella adentro

y cargar todo su peso.

Engullir la inmensidad

deconstruirla

y dejar de nombrarla.

Sostenerla sobre la pelvis

apretando el sexo

y desplanzando el aire.

Implosionar.

Chupar el universo.

Ponerlo detrás del ombligo

y allí atraparlo.

Sumergirse.

Golpear la implosión

con los deseos de grandeza

y ver cómo

las vanas glorias

se asfixian.

Engullo la inmensidad

Cruzo las puertas del abismo

y salto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *