El cuarto propio de Marta Sanz

 

 

 

Mi cuarto propio es un espacio común. Está en el salón de la casa y se caracteriza por estar siempre abierto. Abierto a la luz, los ruidos de la calle y las interferencias de una memoria personal y cultural. Tal vez por eso escribo rodeada de fotografías familiares, libros y postales de actrices de todos los tiempos. Para mí, concentrarme significa establecer relaciones. Indago a través de la escritura, sabiendo que esa indagación busca establecer vínculos y siluetar con la palabra las cosas pequeñas que compartimos con los otros. Entrar en una misma para ir más allá de una misma. Visibilizar los fantasmas que, desde luego, existen: mi casa, mi ciudad y mi mundo están habitados por millones de presencias fantasmagóricas. Toda la realidad sobre la que se corre un tupido velo. Me gusta escribir en un espacio alegre e intervenido por la vida. Ahora mismo oigo ladrar los perros de la calle. Los motores de los coches que pasan a toda velocidad por el centro de Madrid. Huyo de los estereotipos y muy especialmente de los que me condenan a ser una escritora atravesada por la creatividad como estigma. Conquisto mi territorio con mi trabajo un día tras otro. Me gano el nombre de escritora cada día, más en el espacio público que en el privado. Aquí en este reducto siempre tuve mi sitio, me lo dieron, no tuve ganarme nada. Siempre tuve mi leonera y mis cuadernos de monstruas y centauras. Mis diarios con cerrojito que ahora descerrajo porque lo que más me interesa de la escritura, en este momento, no es la peculiaridad de las vidas interiores, sino lo común, lo compartido, lo fraterno.

 

 

 

 

***

 

Nací en Madrid en 1967. Me doctoré en Filología española y me dedico a la docencia y la escritura. He publicado las novelas El frío, Lenguas muertas, Los mejores tiempos, Animales domésticos, Susana y los viejos, La lección de anatomía, Black, Black, Black, Un buen detective no se casa jamás, Daniela Astor y la caja negra, Farándula, Clavícula y Amor Fou. He ganado premios como el Herralde, Tigre Juan, Cálamo, Estado crítico, Vargas Llosa-NH, Ojo Crítico, finalista del Nadal y premio de la Crítica de Madrid. Escribo crítica literaria y cinematográfica, ensayos y poesía. Actualmente doy clase en la Universidad de los mayores de la Complutense, Función Lenguaje y Escuela de escritores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *